La historia de Louis Poulsen, el fabricante de lámparas de los diseñadores

Louis Poulsen

La historia de Louis Poulsen

En 1924, la fábrica de maquinaria y suministro eléctrico Louis Poulsen & Co, empezó a trabajar con el diseñador Poul Henningsen para participar en una exposición en París. El resultado fue la lámpara "París". Tenía tres pantallas redondas, superpuestas una encima de otra, para producir una luz que no deslumbrara. Ganó la medalla de oro y el el reconocimiento que le llevó a un contrato para iluminar el nuevo edificio del Forum en Copenhague.
Desde aquel momento, la especialidad de Louis Poulsen fue el diseño y la producción de lámparas modernas. Hoy en día, estas lámparas innovadoras y funcionales, hacen de la iluminación de Louis Poulsen una firma reconocida en todo el mundo.

Por qué nos encanta la iluminación de Louis Poulsen

Cuando oyes el nombre de Louis Poulsen, se te viene a la cabeza esa iluminación especial danesa. Desde los clásicos iconos de los años 20, hasta las piezas más actuales, todas las luces creadas por Louis Poulsen están basadas en el profundo respeto por la arquitectura, la comprensión del efecto emocional de la iluminación y la creencia de que la sombra es tan importante estéticamente como la luz misma. Estos tres aspectos están presentes en las capas a modo de escultura, en la agradable y no deslumbrante luz que consigue en las lámparas de techo, de pared, de mesa o de pie. A lo largo de los años, su filosofía del diseño y su imagen de autor han atraído a talentos de la talla de Poul Henningsen, A Louis Poulsen, Arne Jacobsen, Verner Panton y Louise Campbell

Algo gracioso sobre Louis Poulsen

La historia de Louis Poulsen no empieza con la iluminación, ni siquiera con la electricidad. Empieza con el vino. En 1874, Ludvig R. Poulsen estableció un negocio de importación de vino en Copenhague. Le fue tan bien, que abrió otro negocio de herramientas y material eléctrico. Su sobrino, Louis Poulsen, le sustituyó en 1906.

Algo curioso de Louis Poulsen

La lámpara de techo "Artichoke", originalmente creada por Poul Henningsen en 1958, ha sido desde entonces la pieza más reconocida de la colección de Louis Poulsen. Replica la forma de una alcachofa, con 72 hojas colocadas con precisión. Además de crear una fascinante estructura en general, estas hojas proporcionan, con eficacia, una luz que no deslumbra desde ningún ángulo.

Toda la colección PH de Henningsen configuró la estética de Louis Poulsen, y está basada en el sistema de tres pantallas que Henningsen desarrolló en 1925-1926, con discos simétricos y curvos que dirigen la mayor parte de la luz hacia abajo.



Publicación más antigua